Todas las entradas por educafes

Tres eventos de marzo para resaltar

El interés por aprender sobre el café no cesa, aún con todas las limitaciones que se presentan hoy en día con respecto a la pandemia que nos azota y si bien es cierto el número de personas por grupo es bajo, esto no ha limitado la planeación o logística para brindarlos.

Durante el mes de marzo que acaba de terminar, pudimos ofrecer nuevamente nuestra capacitación sobre tostión y catación, que tanto ha motivado a productores directos, como a emprendedores interesados en crear su propia marca o aquellos que ya cuentan con ella, sin dejar de lado a todo aquel que proyecta exportar o comercializar con más conocimiento el café de calidad. Tostar en origen ha dejado de ser una utopía, cada vez se mira más como una verdadera forma de acceder al valor agregado que deja esta parte de la cadena productiva y nosotros lo vislumbramos como un cambio positivo en la cultura de consumo y en el verdadero reconocimiento del trabajo del productor comprometido con la calidad.

En las instalaciones de Banexport se realizó esta interesante formación en tostión y catación, para un grupo conformado por Dairo Mauricio Vanegas, Sergio Alexander Quenguan y Nikoll Dayana Cortes, productores cafeteros de la región de La Plata Huila, quiénes incorporaron a los páneles de catación las propias muestras de sus cosechas para ser evaluadas en conjunto. Así mismo nos acompañaron: Victoria Dubié joven argentina que planea tostar buen café colombiano en su país, Luis Hernando García, Fernando Valencia y Jonathan Orlando Acosta, caficultores que adelantan en sus propias fincas mejoras en cultivos y procesos, que muy seguramente después de estas primeras incursiones en el proceso de tostar y catar, esto hará parte de sus proyectos.

Certificado que se otorga a los asistentes al taller de tostión y catación que se realiza mensualmente en concurso con Banexport

Pese también, al cierre lamentable de tantos establecimientos del sector de cafés y gastronomía en general, los cursos de barismo, fueron solicitados por personas que no cesan en la idea de operar y abrir su propio negocio una vez finalicen las restricciones impuestas, o de muchas personas que desde antes, tienen el objetivo de viajar a estudiar fuera del país y trabajar de la mano del café, que les brindaría un trabajo digno y respetable.

Y nadie mejor que Julio Villaneda para dar respuesta a todos estos admirables empresarios y emprendedores a quienes no los amilana la situación y adquieren el conocimiento y formación para asumir esta tarea, una vez salgamos todos adelante.

Hicieron parte de este grupo: Daniel Fernando Mantilla Ochoa, Leonardo Esteban Kaligare, Juliette Guillot, Marelvis Camargo Ovalle y Daniela Rodríguez Sánchez.

Y por último para concluír satisfactoriamente las labores de marzo atendimos un evento virtual de educación cafetera sobre Métodos de Filtrados y preparación en casa, a través de la plataforma Teams solicitada por la Escuela de Administración de Negocios EAN, para un significativo número de estudiantes de su institución.

La dirección de este taller virtual estuvo a cargo del experto barista Michael López, con la asistencia de la presentadora de Visionarte, quién supo transmtir una a una las enseñanzas y técnicas de cada método de preparación de filtrados.

Un aspecto a destacar de este último evento fue el foro que generó el hecho de ver, como al estudiante de cualquier disciplina le importa el café y todas sus formas de preparación, así como el gran interés que hoy genera la cultura del café de especialidad.

Queremos resaltar y agradecer la iniciativa de esta universidad privada, por llevar a sus alumnos una capacitación como está, ejemplo para todas las entidades educativas.

Tostar y catar con bioseguridad

Con cuatro nuevos alumnos regresamos a las tareas de seguir impulsando la tostión y catación, como nuevas alternativas y dinámicas de consumo de café de especialidad. En la gráfica de izquierda a derecha: Hugo Quintero, Carlos Dario Vargas, Duvan Vargas (barista de Café 18), Cristhian Guerrero y Cristina Roa.

Al llegar a la planta tostadora de Café 18 todos los participantes de esta nueva jornada de capacitación se vistieron con los delantales y mascarillas dispuestas para las clases, observando todos los protocolos que habría que seguir. Luego de haber participado en varias jornadas virtuales programadas en la plataforma Meet el día jueves 8 de octubre, donde se compartieron todos los puntos de vista relativos a la práctica de tostar y catar, donde además de conocernos en grupo, se discutieron y compartieron puntos de vista, desde diferentes ópticas; pasaron a las clases de perfilamiento y tostar en grupos.

Cristina y su esposo Hugo, quiénes desde un tiempo para acá sueñan y proyectan montar su propia planta tostadora, son orientados por Julio Villaneda a conocer todo el manejo de esta pequeña “nave”, que muy seguramente afirmara su proyecto.

La misma tarea se había programado para todos los asistentes, tostar sus propias materias primas y preparar luego las muestras para ser analizadas como es usual en un laboratorio.

Cada paso y cada muestra harán parte de la enseñanza y cada uno sacará conclusiones que luego harán parte del aprovechamiento en grupo, cuando se entra a calificar de una manera técnica.

Ver los resultados de las muestras que se escogieron ya en la vasca de enfriamiento es la primera experiencia que queda, luego de haber procesado el café desde el pergamino, practicando en el camino varias tareas propias del analista.

Es desde el pergamino desde donde comienza el análisis. La catación en este momento es visual, táctil y olfativa y brinda oportunidades para conjeturar sobre los pasos y procesos que han pasado por el mismo.

Así mismo acá comienza la depuración, limpieza y selección de lo que se escogerá o brindará el cliente.

Los registros y controles hacen parte de todo el material que se guarda en el laboratorio y Julio enseña como llevarlos y administrarlos adecuadamente.

Montar la mesa hoy en día no solo es contemplar los protocolos de la catación, sino también los de la bioseguridad exigida.
Las clases luego continuaron catando y catando y así el aprovechamiento y beneficio se fue logrando.

La Nariz del café creada por Jean Lenoir es una herramienta de apoyo especial para orientar a los participantes en esta primera experiencia con los aromas del café. Luego de un taller con este set de aromas la identificación de defectos y virtudes de los cafés tostados para el taller, se hace más fácil.

Para Cristian Guerrero quien viajó desde Santa Marta como delegado de la empresa cafetera donde trabaja para participar en este grupo, muy seguramente este evento le dará el potencial necesario para liderar el equipo de analistas de calidad que requiere la finca y proyecto de la Sierra.

A todos los participantes en general les enviamos un cordial saludo y nuestros augurios de éxito en la tarea a emprender. El camino es largo pero placentero, el aroma del café siempre impulsa a los emprendedores.